La Elección y crianza

 

Me dirijo a todos los que quieran adquirir un cachorro, como un criador enamorado de las razas con las que llevo vinculado mucho tiempo, más de la mitad de mi vida. A lo largo de tanto tiempo he disfrutado, de la compañía, amistad y belleza de bastantes ejemplares, de los cuales muchos ya no están pero siguen  guardados en el recuerdo del corazón. Han pasado muchas razas en este tiempo y he podido observar que a pesar de la variedad de ejemplares incluso siendo de la misma raza no hay dos iguales, pero siempre predominando la nobleza y ese vinculo con nosotros, su familia, dándonos seguridad  y compañía en todo ámbito. Pero cuidado no esperemos que sea siempre  así. si tú  no tienes contacto directo y constante con el. Yo He entregado muchos cachorros realmente preciosos los cuales se han convertido en orgullo de muchas familia, pero también he sabido que un pequeño porcentaje ha salido extremadamente agresivo los cuales han terminado con problemas, por lo cual no quiero que te ocurra y para eso debes poner de tu parte con un poco de tu tiempo. No basta con llevar exclusivamente el agua o la comida,  si lo tienes todo el día solo en el jardín distraete con el, recuerda que es tu compañero y trátalo  y cuídalo como lo merece, sácale el máximo de partido entregándole tiempo y mucho cariño diario.

Hoy mi criadero está dando un vuelco y estamos especializandonos con mucho afán en dos raza El Martín Ingles, y el Dogo de Burdeos, todos los demás ejemplares de otras razas, quedarán siendo compañía de nosotros hasta el final.  Todo esto para entregarte el mejor cachorro seleccionado, es decir tendrás un compañero fiel durante años, en el cual te sentirás orgulloso gracias a las alegrías constantes y a la desinteresada protección que recibirás.

Por último debemos recordar que educar significa crear costumbres, lo cual implica paciencia, cariño y atención. Con el Mastiff, y el Dogo no te arrepentirás tienen una extraordinaria memoria, así mientras mas practiques con el, mas rápido aprenderá. Y una ves haya aprendido cómo queremos que se comporte, será una autentica maravilla convivir con el indistintamente de su sexo o color, siempre admirarás su noble carácter.